Se quedán sin casa por ser gays

Robert Bonet y su pareja, ambos de 25 años y vecinos de Reus y Tarragona en Cataluña, España, estaban buscando apartamento para mudarse y encontraron en el periódico un anuncio de un apartamento por 430 euros al mes , situado junto al puerto de Tarragona y con garaje incluido así que se decidieron a llamar para ver el piso, Antes de colgar de teléfono, Robert le advirtió al alquilador: “Vendré con mi pareja; también es hombre. Respondió que le daba igual, pero ya empecé a olerme algo”, relata el joven días después del fiasco.

Leer más