La Sífilis, tratamiento, diagnóstico y prevención

La Sífilis, tratamiento, diagnóstico y prevenciónLa enfermedad de la sífilis es una infección de transmisión sexual crónica producida por la bacteria espiroqueta Treponema pallidum que se contagia por contacto de la piel con la ligera secreción que generan los chancros o por contacto con los clavos sifilíticos de la persona enferma: al realizar sexo oral sin condón (ya sea que los chancros estén en la boca, en el pene o en la vulva), al besar una boca con chancros (que son indoloros), por inoculación accidental (por compartir jeringas), o puede ser transmitida de la madre al hijo a través de la placenta o durante el parto.

Debido a la falta de prevención e información, la sífilis ha aumentado su presencia en la población homosexual. Aunque el uso del condón o preservativo constituye la principal forma de detener el avance de esta enfermedad, éste no protege en su totalidad ya que los los chancros o clavos sifilíticos pueden ser hallados en cualquier parte de la piel humana.

Prevención del contagio de sífilis

A pesar de no ser un medio 100% eficaz en la prevención del contagio de esta enfermedad, se recomienda el uso del condón en las prácticas sexuales de riesgo como sexo oral o penetración. El uso del condón es el medio más eficaz del que disponemos para evitar la trasmisión sexual de esta enfermedad.

Al igual que otras enfermedades de trasmisión sexual como la gonorrea o el Sida, la sífilis ha experimentado un aumento en el contagio durante los últimos años, especialmente en la población homosexual masculina.

Síntomas de la sífilis

Existe un alto grado de probabilidades de no padecer ningún síntoma durante las tres etapas que presenta la enfermedad.

En general, las úlceras indoloras y la inflamación de los ganglios linfáticos son posibles síntomas de la sífilis primaria. Las personas con sífilis secundaria también pueden presentar fiebre, fatiga, erupciones cutáneas, dolores y achaques, al igual que inapetencia, entre otros síntomas. La sífilis terciaria causa problemas cardíacos, cerebrales y neurológicos que pueden llegar a causar la muerte.

Test de la sífilis:

El diagnóstico de la enfermedad se realiza con un simple análisis de sangre que determina la presencia de anticuerpos. También existe la posibilidad de analizar los chancros mediante la utilización de un microscopio de campo oscuro.

Los centros especializados en el diagnóstico de enfermedades de trasmisión sexual suelen realizar este tipo de pruebas. En España cada comunidad autónoma dispone de servicios de análisis donde los personas susceptibles de haber sido contagiadas pueden realizarse la prueba de esta y otras enfermedades de trasmisión sexual de forma anónima y gratuita. Se recomienda consultar a los organismos autonómicos de cada comunidad.

Para saber dónde hacerse la prueba gratuita del VIH  – Sífilis u obtener más información, puede llamar de forma gratuita desde cualquier lugar de España a los siguientes teléfonos:

  • Cruz Roja: 900 111 000
  • 900 Rosa: 900 601 601 (información para la comunidad LGTBI)

Donación de sangre y sífilis

Es prácticamente imposible ser contagiado de la bacteria que produce la sífilis por una transfusión de sangre ya que esta es analizada antes de ser utilizada.

Se puede ser donante de sangre tras haber padecido sífilis, no obstante existen una serie de requesitos especiales para este tipo de donantes que son (en el caso de España) haber sido tratado para la cura de la enfermedad, haber pasado al menos un año desde dicho tratamiento, que haya desaparecido la radio actividad de los anticuerpos en la sangre y que se haya eliminado por completo la situación de riesgo de la persona donante.

Tratamiento de la sífilis

Es importante el diagnóstico precoz de la enfermedad por varios motivos, aunque el tratamiento es sencillo y en principio se limita a la administración de una o varias (dependiendo del tiempo que hace que contrajo la enfermedad) inyección intramuscular de penicilina, este no cura las lesiones producidas por la enfermedad.

Es importante también destacar que el hecho de que una persona haya tenido sífilis una vez no la protege de tenerla de nuevo. Una persona puede seguir siendo susceptible a la reinfección aun cuando se haya curado con el tratamiento.

Fases de la sífilis

El desarrollo de la enfermedad de la sífilis consta de tres frases que describimos a continuación, no sin antes recordar que los síntomas de esta enfermedad no siempre son padecidos por todos los pacientes:

Fase primaria:

Durante la fase primaria de la sífilis suele aparecer una sola úlcera (llamada chancro), aunque puede que aparezcan varias. El tiempo que transcurre entre la infección por sífilis y la aparición del primer síntoma puede variar de 10 a 90 días (con un promedio de 21 días). Por lo general, el chancro es firme, redondo, pequeño e indoloro. Aparece en el sitio por donde la sífilis entró al organismo. El chancro dura de 3 a 6 semanas y desaparece sin ser tratado. No obstante, si no se administra el tratamiento adecuado la infección avanza a la fase secundaria.

Fase Secundaria:

Durante la fase secundaria aparecen en la piel erupciones y lesiones en las membranas mucosas en una o varias zonas de la piel sin que estas causen picor de forma habitual.

Las erupciones suelen presentar aspecto de puntos rugosos, de color rojo o marrón rojizo, tanto en la palma de las manos como en la planta de los pies. Aunque también pueden aparecer en otras zonas.

Existen otros síntomas que pueden ser confundidos con otras enfermedades como fiebre, inflamación de los ganglios linfáticos, dolor de garganta, caída del cabello en algunas áreas, dolor de cabeza, pérdida de peso, dolores musculares y fatiga.

Tal y como pasa en la fase primaria, estos síntomas desaparecen incluso sin haber sido tratado para la curación de la enfermedad, y pasará a la fase terciaria de cualquier manera.

Fase terciaria o latente:

Se llama latente por que es en la fase en la que desaparecen los síntomas de las fases primaria y secundaria. Esta fase puede durar años.

Puede afectar a órganos internos como el cerebro, los nervios, los ojos, el corazón, los vasos sanguíneos, el hígado, los huesos y las articulaciones. Los signos y síntomas de la fase terciaria de la sífilis incluyen dificultad para coordinar los movimientos musculares, parálisis, entumecimiento, ceguera gradual y demencia. El daño puede ser grave y causar la muerte.

Recordamos que la sífilis al igual que otras enfermedades de trasmisión sexual como la Gonorrea y las Hepatitis forman parte de los listados de enfermedades de declaración obligatoria.

Fuentes: Wikipedia, Cruz Roja Española, Centers for Disease Control & Prevention.

Para corregir cualquier dato de este artículo puede enviarnos un correo electrónico mediante la pestaña de contacto. También puede dejar sus comentarios.

5 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>