La defenestración de Chueca

La defenestración de ChuecaEl lobby heterosexista nacional de España y de las JONS, integrado por integristas de diversa procedencia y confesión, se afana sin vergüenza alguna en aniquilar las conquistas sociales de los últimos tiempos que, en materia de derechos de ciudadanía, hemos logrado –sin lobbys gays, porque esto es España y aquí los buenos nos odiamos, no nos aliamos-, en particular la apertura del matrimonio (figura jurídica y no religiosa, como constantemente confunden los reaccionarios) a las personas del mismo sexo.

Un espectacularmente armarizado Rajoy, para congraciarse con las hordas fundamentalistas, asegura que acabará con tal logro ciudadano. Esto, unido a ciertos peligrosos síntomas de retroceso a la caverna que se vienen observando en el “estilo de vida gay” (¡menuda gilipollez!) de nuestro país, mueve a pensar que el antedicho y peligroso –por represor- lobby heterosexista está bien rearmado, rearmarizado y en perfectísimo orden de batalla.

Chueca se va al carajo, es un hecho incontestable. Bien es verdad que no sólo ni principalmente por obra y desgracia del lobby heterosexista, sino por ese peculiar colaboracionismo de muchos empresarios gays del barrio, que se han querido forrar –y se han forrado, a saco- a costa de las causas de liberación gay, de los gays y de la madre que nos trajo a todos. El otro día me contaba un amigo que le cobraron por un cafelito 2,80 en un glamuroso garito de “la zona” (próximamente, zona muerta).

Chueca se desertiza. Están cerrando muchos bares y negocios (menos los de chapa y pintura carnal, que siempre son valor seguro). Los empresarios gays se lamentan profundamente de lo mal que les va, sin mirar atrás a lo mucho que han ganado a base de quedarse con el personal y sus cuartos, aunque fueran traseros.

La inseguridad ciudadana por las calles de Chueca se deja sentir, ahora mucho más que antes. Se quejaba otro amigo de que ya no es lo mismo que antes: ahora, a plena luz del día, te ponen un pincho en la barriga y te afanan la cartera.

La policía lleva a cabo redadas en locales de ambiente gay, so pretexto de pitos y flautas de droga y tal; redadas que, ni por asomo, se le ocurre efectuar en análogos lugares de ambiente hetero, donde sí se cuece y recuece tomateo y tráfico de estupefacientes. En el Madrid de Espe Aguirre Gil de Biedma (¡toma ya, guapa, te aguantas!), en la España zapateril prodigiosa.

Chueca acabará convirtiéndose en el barrio marginal que era, cuando comenzaron a llegar los empresarios gays que se hicieron de oro allí, “civilizaron” sus calles y las dejarán como estaban, una vez hecha su bolsa. Ya se están quedando así.

Yo no es que llore por Chueca, verdad, pero da pena. Porque, en el fondo, era un oasis para quienes están en el armario. Unos cuantos días al año, se podían olvidar de la homofobia de sus pueblos y lugares de trabajo para vivir una maravillosa ficción, dulce espejismo en el que –sí- les sacaban los cuartos a base de bien, pero disfrutaban.


Quieren reducirnos al silencio, a la caverna, al armario, a la invisibilidad. El sueño del lobby heterosexista y de los colaboracionistas empresarios gays será devolvernos a aquellos antros con olor a naftalina, en los que, para acceder, tenías que tocar el timbre. Eso no les molesta a los homófobos: así nos tendrán controladitos, satisfechos e invisibles
.

Qué asco me dan. Yo no volveré a la caverna, al zulo, al armario.

Vía: Blog de Pepe Mantero

(Visited 3 times, 1 visits today)

2 thoughts on “La defenestración de Chueca

  • Pingback: Coherencia « Fiesta de Fantasmas

  • Pingback: Tweets that mention ensentidocontrario.com El primer portal hispano para gays y lesbianas | Blog | La defenestración de Chueca -- Topsy.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *