Matrimonios mixtos homosexuales estadounidenses en peligro de expulsión

Matrimonios mixtos homosexuales estadounidenses en peligro de expulsiónCuando a las parejas homosexuales se les dio el derecho a contraer matrimonio en Washington a principios de este año, John Beddingfield y Erwin de León se encontraban entre los que rápidamente obtuvieron certificados de matrimonio. En abril, la pareja residente en Woodley Park que ha estado junta por 12 años se juró amor eterno ante un juez de paz.

Sin embargo, aun cuando se comprometieron a apoyarse los unos a otros en la enfermedad y en salud, Beddingfield, de 46 años, el rector de la iglesia All Souls Episcopal, y de León, de 44 años, estudiante de doctorado de las Filipinas, eran conscientes de que su matrimonio aún no les garantizaba los mismos derechos que las parejas heterosexuales. El Distrito reconoce su matrimonio, pero el gobierno federal no lo hace.

El país que le había dado a de León una casa y una educación no le permitiría iniciar el proceso de convertirse en un ciudadano, aun cuando dicha prestación se extiende a los cónyuges extranjeros de ciudadanos de EE.UU. heterosexuales.

Una vez caduque su visado de estudiante, de León probablemente se verá obligado a unirse a los 11 millones de inmigrantes indocumentados en los Estados Unidos.

“Crecí mirando a este país por sus ideales y realmente creo firmemente que es el país de la igualdad, la libertad y oportunidad”, dijo de León. “Es una lástima que una pequeña minoría – los gays y lesbianas – siguen siendo tratados como ciudadanos de segunda clase”.

Cerca de 24.000 parejas de gays y lesbianas en los Estados Unidos tienen al menos como uno de los miembros a un extranjero, según un análisis de los datos censales por el investigador Gary Williams Gates en UCLA’s Institute.

La demanda de estas parejas para obtener los mismos derechos de inmigración que los heterosexuales cuenta con el apoyo de miembros clave del Congreso. El problema principal reside en que sería necesario cambiar la ley migratoria para otorgar estos mismos derechos.

Ley condenada a morir

El National Hispanic Christian Leadership Conference, un grupo de 16 millones de ciudadanos latinos evangélicos podría desempeñar un papel político fundamental en una reforma migratoria, estos se opusieron a la inclusión de disposiciones para las familias de gays y lesbianas. El presidente de la organización, el reverendo Samuel Rodríguez, dijo que la inclusión de tal medida resultaría ser “una sentencia de muerte para un cambio comprensivo”

Gays y lesbianas extranjeros de todo el país que están en la misma situación que de León creen que la oposición de grupos católicos y latinos resulta irónica ya que tradicionalmente estos grupos apoyan las reformas migratorias que suponen un avance en derechos de los inmigrantes.

Derogación de la DOMA

Defense of Marriage Act es el título abreviado de una ley federal que Estados Unidos aprobó el 21 de septiembre de 1996 como Ley Pública N º 104-199, 110 Stat. 2419. Según la ley, también conocida como DOMA, ningún Estado (u otras subdivisiones políticas dentro de los Estados Unidos) tiene que tratar como un matrimonio una relación del mismo sexo considera un matrimonio en otro estado (DOMA, Sección 2), el gobierno federal define el matrimonio como una unión legal entre un hombre y una mujer (DOMA, Sección 3).

El proyecto fue aprobado por el Congreso por un voto de 85-14 en el [Senado 1] y un voto de 342-67 en la Cámara de Representantes, [2], y fue firmada en ley por el presidente Bill Clinton el 21 de septiembre de 1996.

El hecho es que esta ley impide que el Gobierno Federal otorgue los mismos derechos migratorios a los homosexuales. Esta es una de las razones por las cuales la comunidad y los medios de comunicación LGBT norteamericanos están tan descontentos con el actual presidente Barack Obama cuya administración se ha mostrado en contra de derogar dicha ley.

La doma ya fue declarada inconstitucional por un juez de Massachusetts en julio pasado, pero esta decisión ha sido recurrida por el Gobierno Federal y esta a la espera de una resolución que puede tardar meses.

Hasta que el Gobierno Federal no reconozca la legalidad de las leyes estatales que permiten el matrimonio de parejas del mismo sexo, estos matrimonios mixtos seguirán estando en un limbo legal y continuarán sufriendo una discriminación injusta por el hecho de estar formados por inmigrantes además de homosexuales.

Publicado por Alvaro Llàcer

(Visited 8 times, 1 visits today)

Alf

Administrador de la página web de noticias LGTB Ensentidocontrario.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *