Asesinan a la activista transexual turca Hande Kader

El cadaver de la activista por los derechos LGTB y trabajadora del sexo Hande Kader apareció esta semana burtalmente asesinada en las calles de la capital turca. Su cuerpo había sido torturado, mutilado y posteriormente quemado.

Hande, de 22 años era una mujer transexual y recocida activista, víctima de la persecución del regimen de Erdogan durante los últimos años. Había desaparecido hacía una semana tras subir al coche de un posible cliente, aunque se sospecha que pudo haber sido secuestrada y torturada por autoridades turcas o por personas afines al partido en el poder.

La noticia que ha conmovido a la comunidad LGTB internacional llega tan sólo dos semanas después de que otra mujer transexual, en este caso una refugiada siria, fuera brutalmente asesinada en lo que se sospecha es una parte ya de una serie de asesinatos de odio contra la comunidad transexual en el país.

Mohamed Wisam Sankari fue también mutiliado, su cuerpo apareció decapitado y con fuertes signos de violencia después de que lo secuestraran en la puerta de su casa. Mohamed temía por su vida ya que había recibido numerosas amenazas durante las últimas semanas.

Se da la coincidencia de que estos y otros actos de violencia contra la comunidad han sucedido después del fallido golpe de estado contra Recep Tayyip Erdogan, islamista radical que gobierna el país desde agosto de 2014.

Las autoridades turcas prohibieron también por segundo año consecutivo la celebración de la marcha del Orgullo LGTB en Estambul, llegando a producirse numerosas detenciones (manifestantes y periodistas) y reprimiendo con violencia y gases lacrimógenos a las personas que se atrevieron a participar en la marcha.

A pesar de que la homosexualidad no es un delito en Turquía, la Unión Europea ha llamado la atención en numerosas ocaciones a las autoridades del país por practicar una homofobia institucionalizada que incluye persecuciones, torturas y declaraciones desafortunadas del ejército y otras instituciones públicas.

Tan sólo durante el año pasado, cinco páginas web de noticias para la comunidad LGTB fueron clausuradas por el gobierno turco. También en el 2015 el guionista Özer Aydogan y el dibujante Bahadir Baruter fueron condenados a 11 meses de prisión por una caricatura que supuestamente hacía referencia a la homosexualidad.

La comunidad LGTB no es la única víctima de las políticas represoras del presidente Erdogan, las manifestaciones exigiendo derechos e igualdad para las mujeres han sido también duramente reprimidas. En las últimas semanas han sido detenidas -bajo el pretexto de colaborar en el golpe de estado- al menos 15.000 personas entre los que se encuentram jueces, profesores, opositores, periodistas, militares y caulquiera que haya hecho una declaración en contra del presidente turco.

Mientras Europa y Estados Unidos guardan silencio, Amnistía Internacional ha iniciado una campaña de recogida de firmas para denunciar estos hechos.

(Visited 145 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *