Italia aprueba uniones civiles homosexuales

Después de décadas de lucha por los derechos de los homosexuales, y tras meses de negociaciones políticas controvertidas, el Parlamento italiano dio su aprobación final este miércoles por la tarde a una ley que reconoce las uniones civiles de parejas del mismo sexo.

El voto de 372 a favor contra a 51, y 99 abstenciones fue secundado por un emotivo aplauso en la Cámara de los Diputados, la cámara baja del Parlamento. Minutos siguientes, miles de personas salieron a celebrar la conquista de los derechos LGTB alrededor de la fuente de Trevi en Roma.

Fue una ocasión histórica para una nación que todavía está dominada por la Iglesia Católica Romana, que se opuso a la medida, y donde las normas tradicionales de la familia siguen siendo fuertes. También fue una victoria para el primer ministro Matteo Renzi, quién apoyó el proyecto de ley desde el principio.

Casi todos los países occidentales ha legalizado el matrimonio entre personas del mismo sexo o alguna forma de unión civil de los homosexuales. Italia fue tal vez la excepción más destacada en Europa y en el resto del mundo occidental. No obstante el tema ha generado una importante controversia.

Las asociaciones de LGTB se han quejado de que la ley se queda corta en la concesión de la plena igualdad a las parejas del mismo sexo. En particular, no reconoce los matrimonios del mismo sexo. No permitirá que las personas en una unión civil entre personas del mismo sexo adopten legalmente al hijo biológico de su pareja. Una llamada denominación de adopción de hijastro fue rechazada por los partidos de centro-derecha y por la iglesia y se excluyó de la legislación a última hora.

El Senado aprobó el proyecto de ley en febrero, pero se requería una votación final en la Cámara baja para que la legislación entrase vigor. El miércoles 11 de mayo, la ley obtuvo una mayoría más que suficiente para ser aprobada.

A pesar de las reticencias, los defensores calificaron la nueva ley de hito histórico y de gran avance para la sociedad italiana.

“El muro erigido sobre todo por el Vaticano en contra de los derechos civiles en este país se ha reducido, por lo que es un momento histórico y político importante”, dijo Franco Grillini, presidente honorario de Arcigay, un grupo de defensa de los derechos del colectivo. Al mismo tiempo, aseguró que la lucha continuaría hasta alcanzar el pleno derecho a formar matrimonios homosexuales, tal y como pasa en los países vecinos de Europa y en Estado Unidos.

Han pasado casi 30 años desde que los legisladores propusieran por primera vez dar reconocimiento legal a las uniones civiles en Italia. Un Vaticano bajo un Papa más liberal y una presión social y del entorno europeo han hecho que esta situación de un vuelco.

El Sr. Renzi se comprometió desde el principio a la equiparación de derechos. También, la Corte Europea de Derechos Humanos, había fallado en julio de 2015 que Italia violaba el Convenio Europeo de Derechos Humanos al no reconocer los derechos de las uniones civiles.

Algunas encuestas apuntaban la controversia de que los legisladores italianos eran más conservadores que sus constituyentes.

“La población italiana metabolizó el reconocimiento de las parejas del mismo sexo hace algún tiempo”, dijo Chiara Saraceno, una socióloga y ex profesora en la Universidad de Turín, citando un estudio de 2009 que confirmó que una “amplia mayoría” de italianos aprobaba el reconocimiento legal de las parejas del mismo sexo, aunque el matrimonio gay.

Los legisladores italianos “siempre se han quedado atrás cuando se trata de las cuestiones de la familia,” dijo Saraceno, ya sea debido a los puntos de vista tradicionales o el temor a irritar a la iglesia. “La población italiana está lista para esto”, concluyó.

 

Hace tan sólo unos días, Colombia reconocía (via judicial) el matrimonio entre personas del mismo sexo, convirtiendose así en el cuarto país de latinoamérica en hacerlo.

(Visited 47 times, 1 visits today)

Alf

Administrador de la página web de noticias LGTB Ensentidocontrario.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *