¡Green Card para todos!

Con la ayuda de la Corte Suprema y de los representantes del Congreso de Bay Area , Anthony Makk y Bradford Wells han recibido, las buenas noticias que han estado esperando durante años : la aprobación de la Green Card que permite a Makk residir legalmente en Estados Unidos y librarse así de la deportación para poder quedarse en San Francisco y cuidar de su marido afectado por el VIH.

Hace dos años , Makk estaba a punto de ser deportado a su país natal, Australia . Su visa estaba a punto de expirar, y su matrimonio de siete años con su esposo Wells, que podría haber patrocinado la residencia de un cónyuge del sexo opuesto se descartó debido a la ley federal de 1996 conocida como la Ley de Defensa del Matrimonio (DOMA por sus siglas en inglés) .

Anthony Makk Bradford Wells

Pero después de que la pareja contactara con el bufete de abogados pro LGTB House Minority, su directora, pudo parar la deportación y aplazar la causa por unos dos años más. Justo a tiempo para que el 26 de junio pasado, la Corte suprema fallara por fin que la DOMA es inconstitucional y posibilitara así que más de 100.000 parejas como esta pudieran acceder a los múltiples beneficios que otorga el hecho de estar casado en Estados Unidos. Hablamos de inmigración, pero también de pensiones, visitas a hospital, salud, etc.

Makk se ha convertido en uno de los primeros miembros de un matrimonio formado por personas del mismo sexo en ser beneficiario de una tarjeta verde norteamericana, la oficina local de los Servicios de Inmigración estadounidenses le ha comunicado que su solicitud había sido aprobada y que en unas semanas recibiría la tarjeta que le da derecho a residir legalmente en el país.

Esto significa además que Wells y Makk pueden viajar a Australia voluntariamente, sin temor a Makk quede retenido cuando quiera regresar a Estados Unidos. Una de las situaciones mas habituales entre los residentes no legales del país, es que se encuentran con la situación de que no pueden salir a sus países de origen para visitar a sus familiares o a disfrutar de unas vacaciones. Makk de 50 años, se quedó sin poder asistir al funeral de su padre.

Al igual que Wells y Mark, cientos de miles de familias LGTB podrán por fin disfrutar de los mismo derechos que tenían los otros matrimonios y que ahora se han ampliado a la mayoría. En terminos de derechos civiles y humanos, sólo es comparable al derecho al sufragio universal o a la no discriminación por razones de raza, sexo o de cualquier otra condición. Los perros pueden seguir ladrando, pero el sol ha salido para las parejas LGTB norteamericanas y es difícil que se vuelva a esconder de nuevo.

(Visited 5 times, 1 visits today)

Alf

Administrador de la página web de noticias LGTB Ensentidocontrario.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *