La lucha continua

Recuerdo cuando tenía 14 años y le dije a mi madre que era gay, para mi no fue un trauma, fue una forma de liberarme de una secreto que tenía guardado desde hace años, siempre tuve clara mi opción sexual e intenté vivirla con toda normalidad.

La reacción de mi madre me ayudo bastante, eran otros tiempos y en España ni si quiera se hablaba de matrimonio homosexual, todavía conservo una pegatina reivindicativa del colectivo Lambda de Valencia en la que se reclamaba una ley de parejas de hecho que incluyera a las parejas homosexuales.

Mi amigo Julio, que tenía mi misma edad, decidió también dar ese paso, le contó a sus padres que no se sentía atraído por las mujeres y la relación con sus padres se tornó en un infierno. Hasta el punto de que un maldito día decidió quitarse la vida lanzándose al vacío desde la torre del Miguelete de Valencia. Eran otros tiempos, aunque hoy todavía hay adolescentes que acosados por su entorno escolar o familiar deciden quitarse la vida.

Con el paso del tiempo, la cosa fue cambiando la presión social por conseguir una igualdad legal vino de la misma mano de la que vienen todos los avances sociales. De la gente, de las personas que luchamos por conseguir el respeto y la dignidad. De aquellos que arriesgaron todo al salir del armario en sus familias y trabajos.

En estos días hemos conseguido un avance histórico en materia de derechos humanos y civiles, el Tribunal Constitucional se ha pronunciado a favor de la ley que en 2005 amplió el derecho de matrimonio y adopción a las parejas homosexuales. Pero que nadie se engañe Hoy, quedan muchas cosas por hacer tanto a nivel institucional como social.

La riqueza de la raza humana se basa en buena medida en la diversidad expresada en miles de formas, cultural, social, sexual, etc. Tenemos que preservar esa diversidad, sin ella no podemos ser seres humanos, si no, como diría Ana Botella, seríamos “otra cosa”. Es el momento de tomar con orgullo nuestra dignidad y exigir:

discriminacion

  • Una lucha activa contra el acoso escolar. Que desde las aulas se vuelva a educar a los niños en torno al respeto a la diversidad cultural, social y sexual. Que se respeten a las personas y sus creencias sean religiosas, agnósticas o ateas.
  • La despatologización absoluta de la transexualidad, facilitar la normalización y la incorporación laboral del colectivo de personas transexuales. Cobertura sanitaria 100 por cien gratuita y profesional para la reasignación sexual. Agilización de los trámites de cambio de documentación entre otras.
  • Que se inviertan más medios en la prevención del contagio de VIH, una ley que anti discriminación que sancione a las entidades o sociedades que discriminan a las personas por este motivo. Una educación sexual clara y al alcance de todos que este presente en las aulas y escuelas de adultos y una preparación mayor del colectivo sanitario. Acceso universal a los medicamentos para paliar los efectos de la enfermedad. Prueba gratuita, rápida y accesible desde cualquier centro sanitario, sin preguntas ni condiciones. Dotación a las ONG que trabajan contra el VIH, de los medios necesarios para ampliar su lucha en todos los sectores de nuestra sociedad.
  • Inclusión total de las mujeres lesbianas solteras o en pareja en los programas de reproducción asistida de la sanidad pública estatal y autonómica. Fin de la discriminación.
  • Erradicación absoluta de la discriminación hacia las personas solteras que se quedan fuera del colectivo de personas casadas o unidas en parejas de hecho. Que cada persona cuente como un ser humano, independientemente de su edad, estado civil, familiar etc. Que el derecho a ayudas sociales, vivienda y alimentos deje de resultar inaccesible tanto para homosexuales como para heterosexuales que deciden vivir de manera independiente.

Hay miles de causas más. Todas ellas de vital importancia para nuestro colectivo y para nuestra sociedad. Entre todos hemos hecho el camino, ahora hay que asfaltar las calles y llenarlas de rosas.

(Visited 47 times, 1 visits today)

Alf

Administrador de la página web de noticias LGTB Ensentidocontrario.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *