Libaneses protestan contra la homofobia y las pruebas anales

Un numeroso grupo de personas se manifestaron en las puertas del Tribunal de Justicia en la capital libanesa el sábado para protestar por el uso de pruebas anales para determinar la homosexualidad de los hombres. El Líbano todavía prohíbe la homosexualidad aun que en los últimos años se ha vivido en el país una política de no persecución.

Los hechos se remontan al pasado 28 de julio, cuando la policía realizó una redada y detuvo a más de una treintena de personas en un cine erótico frecuentado por homosexuales. Tras las detenciones se produjeron las pruebas anales que además fueron pagadas por los mismos afectados.

Desde aquel día el país vive una revuelta mediática entorno al caso que incluye duras críticas al canal de noticias MTV, instigador de las persecuciones por dar en directo los datos del local gay y fomentar el odio hacia las personas LGTB.

La organización LGTB libanesa, Helem, instó a la manifestación bajo el lema: “. Ponte de pie en contra de las pruebas de la vergüenza, vaginal o anal” También expresó su solidaridad con las mujeres víctimas de los llamados “pruebas de virginidad”.

“Estamos aquí porque queremos una declaración clara por parte del Ministerio de Justicia que diga que este tipo de pruebas deben ser completamente abolidas, y castigadas por la ley”, además “El sindicato de médicos ha declarado que estas pruebas son irrelevantes científicamente y que es ilegal que los médicos realicen estas pruebas, pero eso no significa que la policía aún no las pueda solicitar”, dijo uno de los activistas de la organización.

La manifestación fue secundada por gay, lesbianas y sus familiares que gritaban al unisono contra la represión y llevaban pancartas donde se podía leer  “Unidos para abolir las pruebas de la vergüenza”. Otra de las pancartas decía:  “señor ministro, antes de probar mi ano, por lo menos me lleve a cenar”.

Otro cartel hacía referencia al pago de las pruebas por parte de los afectados: “El costo de la violación legal: 125.000 liras libanesas” (alrededor de $ 85), señalando que los hombres sometidos a las sondas anales tienen que pagar el procedimiento.

En virtud del artículo 534 del Código Penal del Líbano, las relaciones sexuales “, contradiciendo las leyes de la naturaleza” son ilegales y los infractores pueden ser castigados con hasta un año de prisión.

Aun así, el país es uno de los más permisivos entorno a la homosexualidad en el área. La religión mayoritaria es el Islam ya que alrededor del 54% de los libaneses son musulmanes (en torno a un 26% chiitas, un 27% sunitas). Un 40% son cristianos, principalmente maronitas, con importantes comunidades ortodoxas, católico orientales, ortodoxos armenios, católicos armenios, asirios, católicos caldeos y protestantes.

(Visited 15 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *