Barcelona vivirá un verano gay

Con el orgullo y el ambiente gay de Madrid asediados bajo la órdenes de una alcaldesa ultra homófoba, la capital catalana podría convertirse en el destino favorito para el público LGTB este verano.

El acoso policial y las amenazas de multa municipales están consiguiendo que la capital de España se convierta en una capital non grata para el turismo LGTB. Los millones de euros que atrae el turismo rosa no satisfacen las necesidades de las arcas públicas madrileñas pues allí se gobierna desde una moral que viene más bien del medievo que del siglo XXI.

Doña Ana Botella, excelentísima alcaldesa de Madrid desde que en diciembre del año pasado Alberto Ruiz-Gallardon abandonara su puesto para dedicarse a ser ministro de “Justicia” tiene un expediente homofóbico “intachable” que va más allá de su carrera política. Es su principal cruzada acabar con el Orgullo Gay de Madrid (uno de los más grandes del mundo) y con cualquier muestra de diversidad sexual que se pasee por la ciudad.

Por contra en Barcelona – gobernada por la derecha neo-liberal catalana de CIU- conocen bien aquel dicho catalán que identifica de manera más o menos injusta a los catalanes: “La pela es la pela” (el dinero es el dinero).

En la ciudad condal esperan recibir este año la no desdeñable cifra de 200.000 personas, repartidas entra los dos eventos principales que se desarrollarán para el público LGTB.

El primero de estos eventos es el Pride Barcelona, a celebrar del 20 de junio al 1 de julio, cuando el mayor orgullo LGTB de Barcelona culminará con una gran desfile de carrozas y pancartas llenas de colorido y reivindicaciones.

En segundo turno vendrá el Circuit Festival de Barcelona, un evento organizado por el grupo Matinée y que cuenta con dos concentraciones importantes: del 2 al 12 de agosto para gays y del 7 al 13 para lesbianas. En su conjunto, ambas citas esperan reunir al menos a 70.000 participantes LGTB en lo que serán una vacaciones de ocio para el colectivo.

Barcelona es una ciudad abierta y tolerante que puede atraer a un público que  no sufre la crisis de igual manera. Sus virtudes están compuestas por una gran capacidad organizativa, un espíritu más tolerante y una oferta de ocio para el público LGTB que sólo superan ciudades como Madrid, Berlín o Londres.

Difícil será que supere a Madrid en número de participantes pero sabrá aprovechar bien esta oportunidad que la extrema derecha madrileña le brinda.

(Visited 16 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *