España retrocede en la educación sexual

Regresión es la palabra con la que podríamos resumir la siguiente noticia y también el estado en el que nos encontramos desde la victoria del partido popular el pasado mes de noviembre en las urnas.

Regresión en derechos sociales y civiles conquistados con sudor y sangre durante los últimos 30 años por que el partido Popular pretende acabar con la diversidad sexual en las aulas y fomentar así la homofobia eliminado el contenido sobre esta materia en la asignatura de Educación para la ciudadanía.

Lo ha hecho a última hora con nocturnidad y alevosía, movido por la doctrina de aquellos que les apoyan, los mismos que apoyan las desigualdades sociales, la sanidad privada, la educación elitista, el machismo, la homofobia y todo tipo de discriminación sexual y religiosa, la conferencia episcopal española.

Para la FELGTB, estamos ante una nueva cesión ante las presiones de la Conferencia Episcopal y los sectores más fundamentalistas de nuestra sociedad, y se exige al Gobierno que deje de ser cómplice de la violencia que sufren millares de adolescentes a causa de su orientación sexual o su identidad de género.

“Pedimos al Gobierno un mínimo de coherencia”, dice Boti G. Rodrigo, Presidenta de la federación, “si el propio Gobierno reconoce que hay todavía mucha discriminación por orientación sexual e identidad de género y que hay mucho que trabajar para combatirla, como ha declarado este 17 de Mayo, ¿qué sentido tiene que el currículo escolar abandone ese combate contra la intolerancia, contra la homofobia, bifobia y transfobia?”

El reciente estudio Jóvenes y diversidad sexual, presentado por el CIS en 2011 mostraba las dificultades que los jóvenes LGTB sufren en el sistema educativo. Cerca del 80% de los jóvenes preguntados afirmaba haber presenciado algún tipo de agresión por homofobia, bifobia o transfobia. Esta encuesta venía a confirmar datos de trabajos anteriores en los que la práctica totalidad de la población joven española reconoce que los centros educativos no son territorio seguro para las minorías sexuales.

Así, este nuevo gobierno condena a sus jóvenes a sufrir la homofobia en las aulas y a seguir la doctrina única de la iglesia católica apostólica y romana que en este país campa a sus anchas atacando cada día con más fuerza al colectivo LGTB.

Pero la jerarquía católica de nuestro país, aquella que no representa a ninguna mayoría (véanse las iglesias vacías) sigue con su papel de verdugo que se hace pasar por víctima. Ahora acusan a un supuesto “Lobby Gay” (al cual imaginamos tendremos el privilegio de pertenecer) de emprender una batalla contra el obispo homófobo de Alcalá de Henares. Aquel que ha relacionó la homosexualidad con prostitución y que promulga a sus anchas que la homosexualidad se puede curar.

Todos los fieles de la diócesis de Alcalá de Henares que vayan esta tarde a las parroquias e iglesias oirán “unas palabras” de apoyo al obispo Juan Antonio Reig Plà. Además, según un comunicado de la página web del obispado invitarán a todos los fieles “a orar por la libertad religiosa, por el obispo y por los que persiguen o manifiestan incomprensión y rechazo a la enseñanza de la Iglesia Católica”

La libertad de la panda de homófobos que gobiernan la iglesia católica acaba donde empieza la nuestra, donde podemos exigir respeto. El mismo respeto que nos ofrece el artículo 510 del Código Penal Español que considera delito la discriminación por motivo de orientación sexual y bajo el cual, Juan Antonio Reig Plà ha sido denunciado.

Esperamos que haya justicia por que en este país se usa una bien distinta para tratar a los los banqueros, políticos y curas corruptos que difiere mucho de la que recibe el ciudadano común (véanse las condenas a curas pederastas, las absoluciones de políticos corruptos y las de los banqueros que cobran un millón de euros tras dimitir de sus funciones).

(Visited 59 times, 1 visits today)

Alf

Administrador de la página web de noticias LGTB Ensentidocontrario.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *