Liberia afirma que no aprobará ley contra la homosexualidad

La presidenta de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf, ganadora del Premio Nobel de la Paz, defendió el viernes que su país no va a dar un paso adelante ni atrás sobre los derechos de los homosexuales después de la controversia surgida a raíz de una entrevista que concedió a un diario británico.

Sirleaf fue duramente criticada después de que el Guardian publicó una entrevista de video en la que se le pregunta sobre la despenalización de la homosexualidad y en la que ella responde: “Nos gusta la forma en la que somos.”

La frase que puede tener varios significados se refiere en realidad a que no van a aprobar ninguna ley en contra ni a favor de las relaciones sexuales homosexuales.

“Tenemos ciertos valores tradicionales de nuestra sociedad que nos gustaría conservar”, dice ella.

El principal socio económico de Liberia, los Estados Unidos, dijo en diciembre que consideraban los derechos de los homosexuales, cuando entragan ayuda, lo cual enfureció a varios líderes religiosos de países africanos muy tradicionales, muchos de los cuales consideran la homosexualidad “no africana”.

“Creo que si hubo importantes leyes que discriminaban en contra de cualquier grupo, tendríamos que tomar eso en cuenta en nuestra relación, y sería un motivo de preocupación”, dijo la portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Victoria Nuland el martes, en respuesta a la vídeo.

En una carta a The Guardian recogida también por la AFP el viernes, el gobierno de Liberia dijo que no había leyes anti-gay “y, como tal, el presidente no puede defender una ley sobre la homosexualidad.”

La sodomía voluntaria es un delito en el país del África occidental y puede resultar en prisión de hasta tres años, según un abogado consultado por la AFP. Pero en la práctica esta ley no se está aplicando.

Sin embargo este año dos nuevas leyes fueron introducidas por los legisladores en un intento de endurecer el castigo, entre ellos una que convertiría la sodomía en un delito de primer grado.

“Lo que la presidenta quiere decir es que cualquier ley sobre la homosexualidad será vetada. Esta declaración también se aplica a un intento inicial por dos miembros de la legislatura liberiana para introducir leyes más duras dirigidas a la homosexualidad “, reza la carta.

Agregó que el gobierno cree que la legislación vigente es suficiente.

“La presidenta también piensa que con la libertad sin precedentes de libertad de expresión de la que Liberia disfruta hoy en día, nuestra democracia será lo suficientemente fuerte como para dar cabida a nuevas ideas y debates”.

(Visited 5 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *