La iglesia católica holandesa castraba homosexuales para “tratarlos”

Hace unos días salieron a la luz unos informes que demostraban que las autoridades católicas holandesas promovieron la castración de al menos 10 adolescentes con la intención de “curar la homosexualidad”. Para ello varios sacerdotes practicaron la castración quirúrgica de varios menores de edad con el consentimiento de las altas instituciones.

El periódico de los países bajos NRC Handelsblad ha identificado uno de ellos, un joven llamado Henk Heithus, quien en 1956 dijo a la policía que había sufrido abusos sexuales perpetrados por sacerdotes en un hogar de la iglesia.

Después, a los 20 años de edad, fue castrado “como un tratamiento para la homosexualidad”, y también como un castigo por haber acusado al clero de haber abusado de él. Años más tarde murió en un accidente automovilístico.

Joep Dohmen, el periodista que escribió el artículo en el NRC Handelsblad, dijo que ha identificado al menos otros nueve casos de castración ordenados por la Iglesia Católica. “Estos casos son anónimos y no pueden ser rastreados, y “Habrá muchos más. Pero la pregunta es si esos muchachos, los hombres que ya tienen una edad, querrán contar su historia. “

Una comisión de la iglesia que estudia los abusos sexuales cometidos por el clero católico desde 1945, recibió información sobre la castración Heithuis de la mano de un amigo del destacado escultor Cornelius Rogge, pero decidieron no investigar más el asunto, alegando falta de pruebas. Por lo tanto esta información no fue incluida en el informe que la comisión publicó hace ahora tres meses.

Los miembros del parlamento holandés ahora quieren que una comisión independiente investigue los casos de abuso tal y como solicitó el periodista de Radio Holanda, Robert Chesal: “Ahora debe haber una investigación imparcial, cuya integridad está fuera de duda. Sólo el Parlamento puede desempeñar este papel”.

(Visited 2 times, 1 visits today)

Alf

Administrador de la página web de noticias LGTB Ensentidocontrario.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *