El matrimonio también es cosa de transexuales

Cuando Nikki y Thomas Araguz se casaron en Texas en 2008, ella se había casado y divorciado anteriormente, y disponía de la documentación legal que la identificaba como una mujer. A pesar de Nikki, nació biológicamente varón, no tenía su cirugía transición de género hasta unos meses después de la ceremonia, Nikki no tenía ninguna razón para pensar que su matrimonio no era legal.

En 2010, Thomas, que trabajaba como bombero, murió mientras combatía un incendio. Cuando Nikki trató de reclamar sus derechos hereditarios, un juez dictaminó que su matrimonio no era válido. A pesar de que las leyes que rigen el matrimonio de los hombres y mujeres trans y que se han sometido a cirugía de reasignación de género varían de estado a estado, la decisión del juez, ahora en apelación, es un caso extraño en los Estados Unidos.

“En la gran mayoría de los casos [de matrimonios de personas transgénero], nadie tiene ningún problema”, dice Shannon Minter, director legal del Centro Nacional de Derechos de Lesbianas, gays, transexuales y bisexuales, quien ha manejado muchos casos relacionados con el matrimonio. “A nadie se le cuestiona la validez del matrimonio. Pero recientemente ha habido un puñado de casos en estados muy conservadores que han salido mal”. Argumenta el activista al medio de noticias gays Advocate.com

¿La razón? “Los tribunales de estos estados han sido homofóbicas”, dijo Minter. “Ellos no quieren que se  considere siquiera reconocer el matrimonio del mismo sexo”.

El matrimonio también es cosa de transexualesLos casos que han acabado mal son el de Christie Littleton en Texas, donde un tribunal de apelaciones dictaminó en 1999 que no podía presentar una demanda por homicidio culposo luego que su esposo, Jonathon, murió a pesar de que se habían sometido a cirugía de reasignación de género, el tribunal consideró su matrimonio inválido. En Kansas, en 2002 llegó el fallo sólo como a un nivel tribunal supremo del estado, en el que J’Noel Gardiner, otra mujer transexual que se había quedado viuda, se le negó los derechos de sucesión porque el tribunal no reconoció su matrimonio.

No hubo noticias alentadoras el año pasado en Texas, uno de los últimos estados que permite acreditar el cambio de sexo para obtener una licencia de matrimonio. Un proyecto de ley respaldado por republicanos pretendía que, para los fines del matrimonio, el sexo se asigna al nacer y no se pudiera cambiar, incluso después de la cirugía de cambio de sexo, afortunadamente el proyecto jamás fue aprobado.

El reconocimiento nacional legal de todos los matrimonios, sin importar el género de las partes, “sin duda resolvería el problema para todos, pero no quiero esperar a que eso”, dijo Minter. Para las personas transexuales involucradas en conflictos, Minter indica que  la solución está en los tribunales, pero añade: “Si usted presenta el caso de la manera correcta, usted tiene una buena oportunidad de ganar”. Una buena representación es clave, dice: “Llegar a nosotros u otro grupo LGBT legal puede ayudarle.”

Araguz por su parte indica que llevará su caso a la Corte Suprema de los EE.UU. si es necesario. “Siempre he estado a favor del amor”, dice, pero admite que, “No me convertí en un defensor de la igualdad en el matrimonio hasta que me quitaron mis derechos.” Ahora, dice, “El amor no conoce género”.

(Visited 11 times, 1 visits today)

Alf

Administrador de la página web de noticias LGTB Ensentidocontrario.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *