La iglesia intenta detener el orgullo gay de Lituania

Orgullo gay lituania contra manifestación, iglesia,homofobia

Un violento ataque en Lituania ha empañado la primera marcha del orgullo gay este sábado, donde alrededor de 400 personas marcharon por la igualdad en una zona sellada del centro de la ciudad de Vilnius.

Unos mil opositores a la primera marcha del orgullo gay en Lituania lanzaron el sábado bombas de humo e intentaron traspasar las barreras de protección que se habían instalado para proteger a los manifestantes, la policía tuvo que disparar granadas lacrimógenas para contener la ira de los contrarios.

Numerosos extranjeros, diplomáticos y miembros del Parlamento Europeo participaron en la movilización del orgullo gay en Lituania.

Estamos aquí porque creemos en una sociedad justa. Las etiquetas son para los expedientes, para la ropa, no para la gente. Hoy estamos aquí para quitar las etiquetas de las personas“, dijo Birgitta Ohlsson, ministra de Suecia para Asuntos de la Unión Europea .

Unos 800 policías, algunos a caballo, fueron movilizados para brindar seguridad y mantener a raya a más de 1.000 contra manifestantes.

Los manifestantes anti homosexuales, que llevaban cruces y pancartas, proferían insultos a los participantes de la marcha gay. La iglesia, en un intento de calentar el ambiente celebró una misa para rezar por los homosexuales en la catedral nacional, ubicada en las inmediaciones.

Suecia ha eliminado a las familias tradicionales. Ahora vienen a decirnos cómo vivir, cómo pensar y con quién dormir. Lituania no permitirá esas perversiones“, comentó Jonas Kempinskas, quien se dirigió con una enorme cruz de la catedral hacia la marcha del orgullo gay.

Publicado por Alvaro Llàcer

(Visited 16 times, 1 visits today)

Alf

Administrador de la página web de noticias LGTB Ensentidocontrario.com

Deja un comentario en: “La iglesia intenta detener el orgullo gay de Lituania

  • Pingback: Tweets that mention La iglesia intenta detener el orgullo gay de Lituania | ensentidocontrario.com -- Topsy.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *