Estambul un paraíso para el turismo gay

Con mercados milenarios, mezquitas y palacios que representan tres imperios históricos diferentes, Estambul no es sólo una de las ciudades más antiguas del mundo, es un lugar místico que invita a los turistas gays.

Y es que Estambul se ha convertido en un paraíso para el turismo gay.

La sola mención de la metrópoli turca evoca visiones de un horizonte marcado por innumerables minaretes, bazares impregnada con el aroma de las especias, y una historia dorada de historias de intriga y el harén de sultanes despotas. A pesar de todo el misticismo y de la llamada a la oración que se escucha justo cuando la niebla se levanta desde el río Bósforo, los aspectos de la antigua Estambul están en equilibrio con el moderno. Los rascacielos se alzan sobre el paisaje y el bullicio de las calles con los jóvenes en ropa contemporánea te trasportan a un lugar rico en diversidad.

La Joya de la corona arquitectónica de Estambul es el Palacio de Topkapi, que durante siglos fue la residencia principal de los sultanes del Imperio Otomano. Y una rebanada de colores de la historia cobra vida en un recorrido por los grandes salones del harén, donde habitaban las concubinas, y alguna vez también eunucos. Ubicado en los terrenos de Topkapi es un inmenso museo lleno de supuestas reliquias bíblicas e históricas, incluyendo la espada de David y la vara de Moisés.

La Mezquita Azul de 400 años de edad toma su nombre de los azulejos de Iznik índigo que cubren las paredes. El edificio es un triunfo de la armonía, proporción y elegancia. La mezquita fue parte de un complejo que incluye las tumbas, fuentes, cocinas, y un baño. Las corrientes de sol traspasan las cerca de 300 ventanas, creando un efecto de luz deslumbrante.

En una tierra llena de maravillas sobre el suelo estructural, una de las más fascinantes sin duda se encuentra debajo de la ciudad. Miles de esclavos construyeron los cientos de columnas que sostienen la Cisterna de Estambul, la Basílica, la fuente de agua de Topkapi, pero los locales cuentan historias contradictorias sobre el origen de las dos bases de los pilares colosales talladas con la cabeza de la Medusa colocada de lado que los visitantes puedan evitar por su mirada mortal.

Una visita a los mundialmente famosos Hamams de la ciudad (baños turcos) ofrece una oportunidad única para sumergirse en la historia, arquitectura, agua caliente y espuma de jabón, olvidase, eso si de cualquier fantasía homoerótica, ya que estos baños son terapéuticos, no eróticos, a menos que tenga un gusto especial por ser agresivamente masajeado por uno de los enormes turcos peludos que pueden eliminar las tóxinas de su cuerpo.

El mundialmente famoso Gran Bazar es una meca para los compradores, que contiene más de 4.000 tiendas, que ofrecen chaquetas de cuero de diseño real, relojes Rolex, y textiles caros, cuyos precios pueden ser negociados a una fracción del comercio minorista.

Aunque la homosexualidad no es ilegal en Turquía desde 1923, no le hará ningún daño tomar ciertas precauciones al preguntar donde puede encontrar un bar gay, Turquía es en un país predominantemente musulmán. Sin embargo, la mayoría de los taxistas están familiarizados con el área donde la mayoría de los bares gay de Estambul se encuentran, el enclave de Taksim / Beyoglu. Hay varios clubs de baile ubicado en la céntrica calle bulliciosa, con mucho tráfico, llena de tiendas brocheta y peatones. Más difícil es discernir cuál de los clientes de un bar gay están siendo genuinamente amables y cuales son depredadores chicos de alquiler.

Actualización: Hay que decir, que la cosa en 2016 está cambiando, aunque sigue siendo una ciudad bastante liberal para el área geográfica donde se encuentra, están sucediendo en las últimas semanas hechos preocupantes, ataques, violaciones y asesinatos, sobre todo al público transexual. cuidense amigos y amigas si visitan las ciudad, a divertirse con precaución en todos los sentidos.

(Visited 281 times, 1 visits today)

Deja un comentario en: “Estambul un paraíso para el turismo gay

  • 15/11/2014 en 20:11
    Permalink

    Aunque veo que la publicación de este articulo es de hace unos años, no he podido evitar comentar lo desafortunado de la fotografía que lo ilustra. El chico de la foto es Ahmet Yildiz, un joven que en 2008 fue asesinado a tiros en Estambul a causa de su orientación sexual, siendo el principal sospechoso del terrible crimen su propio padre, lo que lo hace más espeluznante si cabe. Supongo que ha sido una desafortunada coincidencia, pero bueno, en honor a Ahmet había que aclararlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *